3/16/2014

EXPERIENCIA CLARINS

"El rostro es el reflejo de las emociones, de las sonrisas y de las miradas", ¡Me encanta esta frase con la que Clarins nos da la bienvenida en su catálogo de productos! Una afirmación que nos hace sentir, principal objetivo de esta archiconocida marca de cosméticos naturales, de la que algunas afortunadas pudimos disfrutar hace unos días. De sus tratamientos y los beneficios de sus productos.

Y empezamos con el desmaquillaje, donde me aplicaron el Démaquillant Express de ojos y la leche desmaquillante Velours. Un comienzo muy aromático para esta estupenda sesión de belleza. Después de un tratamiento exfoliante, pasamos al tratamiento del contorno de ojos con el Gel Contour des Yeux. Y mi sorpresa fue total ante los resultados.
Como también lo fue con esta base Lisse Minute, que se aplica antes del maquillaje sobre las marcas de expresión y poros dilatados. Se ha convertido en un imprescindible para mi. Su capacidad alisadora sobre la piel es casi instantánea. 

Antes del maquillaje, disfruté de los beneficios de uno de sus aceites reequilibrantes, en este caso, Huile Orchidée Bleue, para pieles deshidratas. Después vendría un gel - crema alisante de las primeras arrugas Multi-Active Jour, que también me gustó especialmente. Y como yo estoy especialmente preocupada por las manchas en la piel, me aplicaron Sérum Capital Lumière, que reduce la apariencia de las manchas. Pero hay que prevenirlas y para ello nada mejor que UV Plus HP SPF 40, una pantalla de alta protección que se aplica antes del maquillaje. 
El maquillaje Teint Haute Tenue, con protección 15 y los polvos Bronzing Duo dieron el toque final. ¡Gracias a Clarins por hacernos disfrutar de esta gran experiencia! Durante el mes de abril tú también puedes disfrutar de Clarins, infórmate en el stand de Clarins en El Corte Inglés de Badajoz. Mientras, para las que ya queréis disfrutar de estos productos, tendréis un regalito si decís el nombre de mi blog al adquirir el producto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada